17/03/2008

Burocracia retiene dinero para salvar Cuatro Ciénagas


Científicos del Instituto de Ecología (IE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) exigen y con justa razón que por fin se liberen los 350 millones de pesos (aprox. 34.3 millones de dólares) destinados al rescate del Valle de Cuatro Ciénegas. “Quisiéramos saber dónde están esos recursos” cuestionó Valeria Souza Saldívar (si, la misma que la nota anterior). El dinero destinado fue aprobado como partida especial para resguardar la zona en noviembre de 2006 y anunciada en febrero de 2007 por Felipe Calderón, y desde ese entonces ni las luces de ese dinero, aunque se cree que ese dinero se halle en la Comisión Nacional del Agua.

Souza señaló que la razón por la cual los recursos para el rescate de la zona no lleguen, se debe no a las altas esferas gubernamentales, sino a la burocracia, pero destacó que el presidente Calderón ha hablado de Cuatro Ciénegas, aún “no se ha tomado la foto” en el lugar. “No basta con voluntad política, se necesita la operación”. Para darnos cuenta del daño que se le esta haciendo a la reserva en el 2006 el valle sufrio una disminución de 30 metros en sus mantos freáticos en sólo dos semanas.


La región abastece de agua a cerca de 10 mil personas, se siembra alfalfa para alimento del ganado y la producción de leche, teniendo en cuenta de que el lugar es desierto. Entre los productores que explotan los mantos freáticos se encuentra el grupo Soriana, si, el mismo dueño de la cadena de autoservicio Soriana y recientemente de Gigante, todo esto a provocado que a la fecha se hayan perdido nueve pozas.


Souza advirtió que para producir un litro de leche en la región es preciso utilizar miles de litros de agua del valle para sembrar y regar la alfalfa que alimenta a las vacas. Entre las soluciones destaca implementar un sistema de riego por goteo. Según Forest Rohwer, el que realizo la investigación publicada Nature, la zona contiene información de hace 3 mil 500 millones de años, por lo que es “un laboratorio vivo”. Además de que las investigaciones de la UNAM se ha podido constatar que el lugar es una “máquina del tiempo”, donde se pueden entender los procesos arcaicos, de cuando la vida se sostenía sólo de fósforo.


Fuente: La Jornada

0 opiniones: