27/02/2009

Pez con cabeza transparente

Investigadores del Acuario de la Bahía de Monterrey (EEUU) resolvieron un enigma biológico de más de medio siglo: la razón por la que un pez, Macropinna microstoma, tiene la cabeza completamente transparente. Este animal tiene ojos tubulares que son extremadamente sensibles a la luz y que pueden rotar en cualquier dirección en el interior del fluido del interior de su cabeza.



El pez fue descrito por primera vez en 1939, se pensaba que los ojos de esta criatura estaban anclados a su cabeza (como sucede con otras especies de aguas muy profundas) y le proporcionaban, debido a su forma tubular, una visión muy limitada de su entorno, algo así como si quisiéramos a través de un tubo largo. Esta característica, sin embargo, resulta muy útil a diferentes criaturas de las profundidades, donde la luz es escasa y las “herramientas” para capturarla se han perfeccionado.

Dicha clase de ojos tubulares resultan adecuados para captar la tenue fluorescencia de la que hacen gala muchas de las presas o depredadores. El estudio realizado publicado por Bruce Robison and Kim Reisenbichler, del citado Acuario de la Bahía de Monterrey, revela que los ojos del animal son capaces de moverse en cualquier dirección, por lo que tienen una tremenda visión periférica. Los ojos están dentro del “escudo” que cubre la cabeza, y es por eso que dicho “escudo” es transparente. Utilizando cámaras de vídeo montadas sobre minisubmarinos, se estudiaron a varias Macropinna microstoma a más de 800 metros de profundidad, en las costas de California.

Vía ABC

0 opiniones: