07/01/2009

Otra compañía aérea que utiliza biocombustibles


Continental Airlines se convirtió hoy en la primera aerolínea en Estados Unidos que usa biocombustible en un vuelo y la tercera que los utiliza en el mundo. El avión fue un Boeing 737 que despegó del Aeropuerto Internacional George Bush en Houston para realizar un vuelo de prueba de dos horas, utilizando en uno de sus motores combustible elaborado con algas y con el piñón de la planta de jatrofa. Recordando que hace una semana Air New Zeland voló un avión Boeing 747 utilizando en uno de sus motores una mezcla de 50% de biocombustible, y en febrero de 2008, Virgin Atlantic se convirtió en la primera en probar este tipo de combustible en un avión similar. Las pruebas de las aerolíneas se realizan como parte de un programa coordinado en el que se comparten resultados y en el que participa Boeing y la empresa manufacturara de motores CFM International.

Es la primera vez que se utilizo combustible extraído de algas y también el primero en que se utiliza biocombustible en un avión bimotor. Las aerolíneas están utilizando para sus pruebas biocombustibles de segunda generación, llamados así ya que no afectan en los precios de alimentos o del uso del agua, ni contribuyen a la deforestación, como lo hace el etanol extraído del maíz y otros de primera generación. Jennifer Holmgren, de la compañía UOP Renewable Energy and Chemicals, dedicada a refinar los aceites de alga y jatrofa para la elaboración del biocombustible, dijo que este tipo de combustibles sustentables para la aviación pueden constituir una opción real en un futuro cercano. "Creemos que los niveles de producción pueden alcanzar cientos de millones de galones por año para el 2012", afirmó.

El uso de biocombustibles no requiere modificaciones especiales en los aviones al reunir las especificaciones necesarias como combustible para la aviación. El presidente y director general de Continental hizo a un lado el aspecto económico de los biocombustibles para destacar su valor ambiental. El costo actual de un galón de biocombustible es por ahora más alto que el de un galón de turbosina pero, conforme se desarrollen las fuentes de obtención, elaboración y uso de los biocombustibles, su precio disminuirá.

Vía Milenio

0 opiniones: