25/01/2009

¿Hasta que la muerte los separe? Se casara con su novia muerta


Alan Hooley es un diseñador británico de 25 años quien ha decidido celebrar la boda que tenía planeada con su novia pero, lo insólito es que ella murió hace 6 meses. Su prometida, Charlotte Simpson, de 21 años, falleció en un accidente de coche en octubre. Alan decidió seguir con los deseos de su novia y por ello celebrará la boda ante 250 invitados, vistiendo de blanco y acudiendo al lugar de la ceremonia en el carruaje de caballos que ella había elegido, quien estará presente por lo menos en sus restos, de hecho estará presente como diamante, ya que sus cenizas fueron convertidas en una joya valorada en 7.500 euros.

Vía 20 minutos


0 opiniones: