08/02/2009

Finge su muerte para no pagar multas


Un pescador inglés intentó engañar a las autoridades británicas de que estaba muerto para evitar una posible multa de un millón de libras. Roger Atkins, de 55 años, estaba siendo investigado por falsificar las cifras de sus pescas y vulnerar la normativa del sector, por lo que hace dos años decidió fingir su muerte. Suplantando la identidad de su mujer, escribió una carta a la Agencia de Marina y Pesca donde aseguraba que había muerto de un infarto al corazón, y escribió su propio obituario en una publicación del sector.

"La gente encontraba en él un caballero del mar, con un gran sentido del humor; alguien que siempre estaba dispuesto a ayudar a cualquiera", afirmaba Atkins de sí mismo en la revista Fishing News,. "[Roger] creía firmemente que los políticos (...) sólo se preocupaban por detener a los pescadores británicos que querían ganar dinero para vivir honestamente (...) y permitir a los extranjeros coger lo que quisieran de las aguas británicas", afirmaba en si obituario.

Las autoridades no tardaron en descubrir el engaño, y ahora Atkins se enfrenta no sólo a 21 acusaciones por múltiples infracciones de la regulación marítima, si no también al delito de obstaculizar la investigación.

0 opiniones: